Gabinete de Arquitectura Técnica. Desarrollo de Direcciones Facultativas en obras de edificación.
Gabinete de Arquitectura Técnica. Desarrollo de Direcciones Facultativas en obras de edificación.

Biomimética: la naturaleza como fuente de inspiración para la arquitectura

Fuente: Habitium.it (https://www.canva.com/)

A medida que el calentamiento global potencia cada vez más la crisis climática, surgen nuevos intentos por contrarrestar ese fatídico escenario.

Actualmente, se estima que los edificios representan cerca del 40% del consumo energético de toda Europa y la construcción se encuentra en constante expansión, lo que la convierte en una cifra aún más alarmante. Además, los materiales que suelen emplearse en la construcción no suelen ser sostenibles, lo que empeora aún más la situación.

Es por ello que la arquitectura siempre se encuentra en búsqueda activa de nuevas alternativas en la construcción, que sean más amigables con la naturaleza y puedan convivir con ella. Teniendo en cuenta un escenario global, en el que las personas se encuentran cada vez más tiempo encerradas en sus hogares, ya sea por trabajo o por confinamiento, se vuelve de vital importancia tener una casa saludable y en armonía con la naturaleza.

Una de las tantas opciones para lograrlo son aquellos diseños inspirados en la biomimética y la biofílica. Aunque no es el tema de este post diferenciar estos dos conceptos, solo para dejarlo en claro, podemos generalizar en que la biomimética busca imitar a la naturaleza en sus diseños y la biofílica busca integrar a la naturaleza en sus diseños.

En este artículo, introduciremos el concepto de arquitectura biomimética y cómo puede lograr una construcción más sostenible, basando su tecnología en el comportamiento y los mecanismos de la naturaleza y sus elementos, logrando de esta forma una mayor eficiencia energética y el uso de materiales menos nocivos para el medioambiente y para la salud de las personas que en ella habitan.

La biomimética, como su nombre lo indica, busca imitar la vida. Busca comprender e imitar a la naturaleza, no únicamente en sus diseños y formas, sino también en sus procesos, mecanismos y estrategias de eficiencia ya comprobada.

¿Qué es la biomimética?

Se trata de buscar y encontrar soluciones innovadoras en la naturaleza a problemas de la construcción actual y lograr edificaciones sostenibles y funcionales, que estén en armonía con ella. Estas soluciones pueden estar relacionadas con el consumo de energía, los materiales usados en la estructura, las formas de la edificación, su relación con el medioambiente y su aprovechamiento pasivo.

No busca una copia exacta de la naturaleza, sino que la toma como modelo, y saca ideas de ella para aprovechar sus funciones e implementarlas en tecnologías innovadoras que sean útiles para la arquitectura actual y futura.

Fuente: Unsplash.com

Cómo aplicar la biomimética para obtener una arquitectura sostenible

Para poder ilustrar esta técnica o ciencia, vamos a comentar algunos ejemplos de cómo se puede aplicar la biomimética en la arquitectura moderna.

Imitar la naturaleza

Es importante observar detenidamente e inspirarse en la naturaleza, en sus formas y procesos de optimización y evolución, para lograr obtener ideas para reducir al mínimo el consumo de recursos.

Modelado de edificios según elementos naturales, imitación de tramas de la naturaleza, observación de los movimientos del sol, sistemas de ventilación basados en formas naturales, son algunos pocos ejemplos de todo lo que tiene para ofrecernos la naturaleza y que no deberíamos perdernos.

A partir de esa observación, se podrán construir edificios con elementos cuyas funciones fueron estudiadas y que pueden ayudar a lograr una edificación sostenible.

Un ejemplo es la construcción de frentes dinámicos, que van modificándose según el clima y la época del año, a fin de reducir el consumo energético.

Por ejemplo, las Torres Al Bahar, en Abu Dabi, Emiratos Árabes Unidos, construidas por Aedas Arquitectos. Esas torres cuentan con 2000 dispositivos, tipo persianas de vidrio, que se abren y cierran según la intensidad de la luz solar, reduciendo el calor generado por el sol, sin necesidad de ventilación mecánica.

Fuente: https://www.ahr.co.uk/Al-Bahr-Towers

También la Torre Qatar Sprouts, con forma de cactus, ubicada en Qatar, obra de Aesthetics Architects, es un edificio que imita la relación de los cactus con el ambiente que los rodea. Posee ventanas que responden abriéndose y cerrándose según el impacto solar y emplea un sistema de transpiración nocturna. Posee además una cúpula lindante que procesa eficientemente aguas residuales y una bóveda con plantas para transformar el CO2 en oxígeno.

Fuente: https://www.aesarchitects.com/work-detail/72

Otro conocido ejemplo es el Eastgate Center, que consta de un centro comercial y oficinas ubicadas en Harare, Zimbabwe, construido por el arquitecto Michael Pearce, basándose en las viviendas de las termitas y su eficiencia para la regulación de la temperatura en climas extremos.

Esta edificación está diseñada para climatizarse y ventilarse por medios naturales, dejando que el aire entre por las plantas bajas y salga por las chimeneas. Fue uno de los primeros edificios en lograr una circulación del aire de tanta eficiencia.

Así como estos, hay muchos otros ejemplos en dónde se emplea la observación de la naturaleza, tanto en sus diseños como en sus eficientes mecanismos.

Materiales

Los materiales y el progreso hacia el uso de materiales más sostenibles y saludables, tanto para el medioambiente como para los habitantes, es también una premisa de gran importancia y la naturaleza tiene mucho para ofrecer en ese campo.

Materiales naturales que no implican un proceso industrial con alta demanda energética hoy se utilizan eficientemente para constituir aislantes para la construcción. Algunos ejemplos son el cáñamo, el lino y la soja.

Ladrillos que capturan CO2 del aire, es otra de las joyas de la naturaleza que la tecnología aprovechó. Estos ladrillos fueron diseñados en Japón para mejorar la resistencia de los edificios a los sismos y son 250% más resistentes que el hormigón.

Se construyen con silicio e inyecciones de CO2, lo que colabora a reducir los niveles de este gas en el aire.

Fuente: Freepik

Conclusión

La creciente crisis ambiental no hace otra cosa que incentivar a profesionales a buscar nuevas técnicas para lograr el confort sin explotar la naturaleza, como se hizo en las últimas décadas.

Qué mejor que inspirarse y buscar ideas en la naturaleza misma que, durante miles de millones de años, ha funcionado sin extinguirse, mutando y evolucionando para adaptarse a diferentes condiciones, evitando el caos.

A partir de estas técnicas e implementando tecnología avanzada, se puede disminuir notablemente e incluso prácticamente anular la producción de residuos. Además, se alcanza una mayor eficiencia energética, y una optimización de materiales, ya que se pueden emplear materiales más funcionales y duraderos, que no generen un impacto en el medioambiente y que nos permitan convivir con la naturaleza sin destruirla.

Maitén Ailén Milicich: Miembro del equipo de Comunicación y Marketing de Materialesdefabrica.com y Habitium.com

equipo aparejador - Arquitecto Técnico – Madrid
www.EquipoAparejador.com
www.facebook.com/EAparejadorAT

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Los enlaces en los comentarios pueden encontrarse libres de nofollow.