Gabinete de Arquitectura Técnica. Desarrollo de Direcciones Facultativas en obras de edificación.
Gabinete de Arquitectura Técnica. Desarrollo de Direcciones Facultativas en obras de edificación.

Arquitectura sostenible: El modelo Passivhaus

Creado por studiogstock

A través del tiempo, la arquitectura tradicional ha evolucionado con la intención de buscar la mayor eficiencia energética posible.

No solo las industrias y el transporte son responsables del calentamiento global. La contaminación doméstica no es tema menor, ya que influye considerablemente en la contaminación global ambiental.

La utilización de técnicas de construcción sostenibles son cada vez más frecuentes y requeridas, porque no solo respetan el medioambiente, sino que contribuyen a mejorar la salud de los habitantes.

En este post, te vamos a hablar de la técnica de arquitectura pasiva cuyo objetivo es minimizar el consumo de energía y la emisión de CO2, sin afectar las comodidades necesarias de los hogares.

¿Qué es una casa pasiva?

Una casa pasiva o Passivhaus es un diseño arquitectónico eficiente, de bajo a prácticamente nulo consumo de energía.

Este diseño busca aprovechar y adaptarse a las condiciones climáticas del entorno, como la temperatura y el sol, con el objetivo de reducir al máximo la demanda de consumo de energía de la edificación, llegando a ahorrar entre el 60 y el 90% respecto a la arquitectura tradicional. Esto lo logra centrándose en el aislamiento térmico ideal para mantener las condiciones atmosféricas de la casa, sin la necesidad de la utilización de fuentes de calefacción o refrigeración activas para climatizar la vivienda.

Fuente: Unsplash.com

El concepto Passivhaus es un término creado en Alemania, a principios de los años 90, por el físico y astrónomo Wolfgang Feist, pero el arquitecto español Josep Bunyesc fue uno de los primeros en incorporar este diseño en España.

Esta técnica emula a las construcciones antiguas, cuando no existían recursos activos de climatización, y las casas adaptaban su diseño al entorno, maximizando su estructura según las condiciones climáticas, aunque, en la actualidad, es combinada con otras técnicas para no resignar confort.

La certificación Passivhaus requiere que la edificación cumpla con algunas medidas estándar de consumo, entre las cuales, las más relevantes son:

  • Demanda máxima de calefacción: 15 kWh/m2 al año.
  • Demanda máxima de refrigeración: 15 kWh/m2 al año.
  • Consumo de energía primaria máximo: 120 kWh/m2 al año (esto incluye todo el resto de los consumos de la estancia: electrodomésticos, electricidad, etc.).
  • Hermeticidad: 0,60 renovaciones de aire por hora.
Fuente: Pixabay.com

¿Cómo se logra construir una casa pasiva?

Existen algunos pilares básicos a tener en cuenta al momento de construir una casa pasiva. A continuación, te contaremos un poco de aquellos que creemos que son más relevantes.

Orientación

Es una de las principales estrategias de este tipo de diseños, ya que de ella dependerá como reciba la casa la radiación solar y su correcto aprovechamiento para obtener un clima adecuado según las necesidades.

Normalmente, en el hemisferio norte, la orientación óptima es la sur, puesto que en ella incide más el sol en invierno y tiene menor incidencia en verano. Por esto, es importante orientar correctamente puertas y ventanas teniendo en cuenta el lugar en donde esté la edificación.

Hermeticidad

Logrando hermeticidad al paso del aire se podrá obtener un consumo mucho más eficiente, además de evitar condensaciones intersticiales en la construcción, que, a futuro, generarían que los materiales utilizados pierdan su propiedad de aislante térmico.

Además, evitará el paso del ruido y la contaminación acústica en zonas urbanas.

Aislamiento térmico

Es de gran importancia usar en la construcción, y en las puertas y ventanas, un material aislante de baja transmitancia térmica. Esto ayudará a que el calor quede almacenado en el interior, durante el invierno, por más tiempo.

Es recomendable un triple acristalamiento en las ventanas, que mejorará el aislamiento térmico y también acústico.

Puentes térmicos

Para evitar una baja eficiencia climática en la construcción, es fundamental detectar y reparar lugares en la estructura donde se pueda perder el calor. Principalmente, asegurar la correcta instalación de todos los cerramientos de la casa y sellar grietas, que es dónde pueden presentarse estos puentes térmicos.

Inercia térmica

La utilización de materiales que almacenan calor por un largo periodo de tiempo son de gran utilidad, ya que ese calor lo transmitirán después por un periodo igual de tiempo. Este calor se almacena durante el día y se transmite durante la noche, al haber una disminución de temperatura en la parte externa.

Paredes gruesas compuestas con este tipo de materiales pueden ser muy útiles en la construcción.

Reflectancia

Es la utilización de materiales óptimos para que no absorban mucha radiación solar en verano. Por ejemplo, utilizando materiales lisos y de colores claros, que reflejan la radiación y no la absorben, se evita el ingreso del calor al interior de la vivienda.

Ventilación

Conseguir una ventilación mecánica y no activa es fundamental para lograr el confort manteniendo la sustentabilidad de la arquitectura Passivhaus.

Este tipo de ventilación tiene que ser de retroalimentación dentro de la vivienda misma, es decir, que renueve el aire sin necesidad de abrir las ventanas, para evitar que ingrese calor.

5 beneficios del estilo Passivhaus

Fuente: Pixabay.com
  1. Sostenibilidad y cuidado del medio ambiente.
  2. Menor consumo energético, lo que implica menor coste del servicio.
  3. Materiales menos contaminantes y duraderos.
  4. Renovación inteligente y saludable del aire, que previene y reduce enfermedades, principalmente respiratorias.
  5. Menor contaminación auditiva gracias a la hermeticidad.

Arquitectura pasiva en España

Fuente: Pixabay.com

España no se queda atrás en esta tendencia sustentable. En 2008, se fundó la Plataforma de Edificación Passivhaus (PEP), que promueve la construcción de este tipo de edificaciones y dónde se presentan ejemplos de proyectos certificados en España, así como también las empresas y técnicos encargados de las obras.

Por otra parte, vale mencionar que la primera y más reconocida edificación certificada en España que cumplió con los estándares Passivhaus es la vivienda Assyce-Ecoholística, la cual fue construida en 2009 en Granada.

Otras grandes edificaciones reconocidas son el rascacielos Torre Bolueta en Bilbao, el edificio Thermos Lezkairu en Pamplona y el Espacio Futura de VEKA, en Burgos.

Conclusión

Creado por rawpixel.com – www.freepik.esa

La arquitectura pasiva es una alternativa a la construcción tradicional, o más bien una evolución, que lleva varios años en el mercado, pero que se ha vuelto cada vez más frecuente en la actualidad, no solo para nuevas construcciones, sino que también para remodelaciones de antiguas casas.

Significa un cambio en la forma de consumo, eligiendo la sostenibilidad como objetivo y cuidando al medioambiente, reduciendo las emisiones de CO? y la demanda de energía hasta un 90%.

Además, supone un notable ahorro económico debido a la reducción en el consumo energético y una mejora en la salud de los habitantes. Todo esto manteniendo el confort en la vida cotidiana.

Las técnicas de arquitectura sostenible han llegado para quedarse y evolucionar en el diseño arquitectónico mundial, dentro de un escenario que necesita de más ideas amigables con el planeta.

Luciana Sánchez: Miembro del equipo de Comunicación y Marketing de Materialesdefabrica.com y Habitium.com

equipo aparejador - Arquitecto Técnico – Madrid
www.EquipoAparejador.com
www.facebook.com/EAparejadorAT

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

Los enlaces en los comentarios pueden encontrarse libres de nofollow.